Dice Santiago 3:8: “Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.”

Compartir

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*