Respondió Job, y dijo: Muchas veces he oído cosas como estas: Consoladores molestos sois todos vosotros. ¿Tendrán fin las palabras vacías?… También yo podría hablar como vosotros, si vuestra alma estuviera en lugar de la mía… Pero yo os alentaría con mis palabras, y la consolación de mis labios apaciguaría vuestro dolor. Job 16:1-5.

Compartir

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Matutina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*