Al oír esta palabra, Moisés huyó, y vivió como extranjero en tierra de Madián, donde engendró dos hijos. Pasados cuarenta años, un ángel se le apareció en el desierto del monte Sinaí, en la llama de fuego de una zarza. Hechos 7:29, 30.

Compartir

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Matutina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*