Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job. Job 2:9, 10.

Compartir

Comentarios de Facebook

Comentarios

Category:

Matutina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*